jueves, 11 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XXIV)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (IX)

7ª partida. 2 de Abril de 1921
Blancas: Capablanca  Negras: Lasker

Comenzaba el mes de Abril y con ello lo que luego sería la 2ª parte del Campeonato, que terminaría en aquel mismo mes, como muy bien relata con todos los pormenores, Miguel Angel Sánchez, en su estupendo libro.

Capablanca tras ir con ventaja en el marcador, se mantiene firme y no corre riesgo alguno.

En realidad, el que estaba totalmente desconfiado (incluso antes de empezar a jugar el match-!?) era Lasker, cuya táctica no era más que familiarizarse con el juego del maestro cubano para ir poco a poco recobrando confianza en sí mismo.  

Pronto se firmaría el empate.

No podemos reprochar nada a Emanuel, porque él sabía que se estaba enfrentando contra um “monolito” gigante...

Así veía el "gran" Lasker a Capablanca


8ª partida. 3 de Abril de 1921
Blancas: Lasker  Negras: Capablanca

Capablanca fuerza un final donde su posición es inexpugnable. La partida se aplaza y ninguno de los dos bandos, habiendo analizado el cotejo durante las 24 horas anteriores a la reanudación, encuentran un método ganador, por lo que se firma el empate.

9ª partida. 6 de Abril de 1921
Blancas: Capablanca  Negras: Lasker

Lasker sorprende en la apertura a Capablanca y llegan a una posición que el cubano desconocía lo que le obliga a pensar un buen rato y a escoger luego la alternativa más segura.

Capablanca tuvo la virtud de resolver sus problemas sobre el tablero


Capablanca al final logra quedar mejor (!?) pero no encuentra forma alguna de poder ganar y se llega a las tablas.

miércoles, 10 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XXIII)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (VIII)

A vueltas con la 5ª partida. ¡Despeje! de duda nº seis y última:


Sexta duda.

Duda nº 6 sobre mi tablero real

Mi buen amigo Juan Ramón Jerez, un gran empresario del mundo del Ajedrez (a nivel internacional) que dota de todo tipo de material ajedrecístico a los centros de enseñanza y demás lugares de ocio de todo el mundo (!?), me preguntaba el otro día qué cuántas crónicas iba a escribir sobre este libro.

(Si desea acceder al siguiente enlace, haga click sobre él):


Mi respuesta fue inmediata: ¡Infinitas!.

En verdad, el personaje de José Raúl Capablanca y el autor de este magnífico libro biográfico, Miguel Angel Sánchez, se merecen todas las que hagan falta (!?).

Cuando este cronista escribe, nunca tiene en consideración el “espacio” ni el “tiempo”, es decir, actúa sin “velocidad” alguna; pero eso sí, como decía Tigran Petrosian, ¡sin prisa pero sin pausa!.



La “tenacidad”, como también me dice el “Maestro de maestros del periodismo ajedrecístico internacional”, Leontxo García, es mi punto fuerte!.

Leontxo García disertando en el 
Club de Ajedrez de La Habana


Cuando uno observa un libro bien hecho y detallado como éste, desea que el mismo no se acabe nunca (!?).

Mientras leo en profundidad el libro “Endgame” sobre Bobby Fischer, de Frank Brady, ¡por fin en castellano!; ojeo por encima este otro, para hacer las crónicas.



¡Ya lo leeré con calma!, cuando las termine.

Una hoja del libro con bonita caricatura

martes, 9 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XXII)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (VII)

A vueltas con la 5ª partida. ¡Despeje! de duda nº cinco:


Quinta duda.

Como dijimos en la crónica anterior, ya había pasado la posibilidad real para Capablanca de obtener la victoria en la quinta partida de aquel match, de no haber cometido Emanuel Lasker un grave error que lo llevó directamente (por fatiga) a la derrota.

Los módulos informáticos son en este tipo de posiciones “implacables” y veremos seguidamente cómo defienden “con uñas y dientes” la posición de Lasker.

La quinta duda en mi tablero real


De cualquier modo, partidas como ésta, son las que “dignifican” el ajedrez y nos place haber colaborado en la medida de nuestras posibilidades, en mostrar aquí “nuevamente” la misma, con todos esos retoques técnicos, que de alguna manera nos aproxima a la “lúcida mente” de ambos maestros, sin duda, “grandes genios” del ajedrez mundial a lo largo de toda su historia.

Capablanca en sellos

lunes, 8 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XXI)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (VI)

A vueltas con la 5ª partida. ¡Despeje! de duda nº cuatro:


Cuarta duda.

Cuarta duda en mi tablero real

Han tenido que pasar casi ¡95 años! para que podamos esclarecer con bastante certeza los hechos de lo que ocurrió realmente en esta complicada quinta partida de aquel gran Campeonato del Mundo de 1921.

Es verdad que Kaspárov en 2002 nos ayudó bastante en la comprensión a todos los grandes aficionados, cuando comentó este cotejo en su volumen I de “Mis geniales predecesores”.

Pero como estamos viendo en varias de sus apreciaciones quedaban todavía algunos “cabos sueltos”.

Tras el despeje de la cuarta duda llegamos a la conclusión de que ésta fue la última oportunidad real que tuvo Capablanca de cristalizar la partida en victoria; si Lasker no hubiera cometido luego el “grueso” error que le facilitó el triunfo al maestro cubano.

Busto de Emanuel Lasker


Como analizaremos en la resolución de las dudas cinco y seis (en dos crónicas adicionales más); ya el camino hacia la victoria era casi imposible para Capa, si Lasker hubiese jugado cualquiera de ellas cuando cometió aquel fatal error.

Todo esto demuestra que los “auténticos” campeonatos del mundo que han marcado la noble historia del ajedrez son cosa “seria” y que requieren de bastante tiempo de reloj ¡en todos sus cotejos! para demostrar qué ajedrecista (entre iguales) es “realmente” el más fuerte (!!).

Desgraciadamente estos principios no pueden echarse abajo por el “libre antojo” de la FIDE que los organiza en la actualidad sin las fases previas requeridas antaño (Torneos Zonales, Interzonales, Torneos de Candidatos a matches largos) y luego un Campeonato del Mundo, a veinticuatro partidas (como nos acostumbró posteriormente Botvinnik).

Botvinnik vs Tal, Campeonato del Mundo de 1960

domingo, 7 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XX)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (V)

A vueltas con la 5ª partida. ¡Despeje! de duda nº tres:


Tercera duda.

Miguel Angel Sánchez la señala en su libro, pero antes que él, ¡pocos!.

Para Kaspárov, Capablanca dejó pasar una posibilidad muy interesante en la jugada 39.

Garry analiza la misma y cree dar con la “solución” que ahora los módulos enfrentándose entre sí a un nivel óptimo de juego (que es el que debería seguir estando en los campeonatos del mundo “actuales” como explico durante el desarrollo de la partida) la ratifican.

Duda nº 3 en mi tablero real


Muy instructivo ha resultado ser este nuevo enfrentamiento entre máquinas, que como siempre digo, nos ayudan a esclarecer todas nuestras dudas.

¡Los grandes aficionados nos aprovechamos de la tecnología actual!.



Los mejores módulos informáticos de la actualidad.

sábado, 6 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XIX)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (IV)

A vueltas con la 5ª partida. ¡Despeje! de duda nº dos:


Segunda duda.

Una posibilidad muy fuerte que Capa pasó por alto dándole algo de contrajuego a su experimentado rival. 

Miguel Angel Sánchez en su "mágico" libro al comentar la partida indica lo que Lasker opinó sobre ella, pero Kaspárov en sus "geniales predecesores" presta más atención a una variante dada por Panov, aunque la corrige.



Garry finaliza su análisis, como veremos, comentando que aunque las blancas deberían ganar todavía darían alguna posibilidad de salvación a las negras; pero curiosamente para los grandes módulos informáticos, no existe tal “posibilidad”, como mostraremos a continuación:

Segunda duda sobre mi tablero real

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XVIII)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (III)

A vueltas con la 5ª partida. ¡Despeje! de duda nº una:

Volvemos a la quinta partida. ¡Con todo lo que ha sido analizada y no hay manera de entenderla en lo que respecta a su momento álgido!.

Miguel Angel Sánchez también la comenta en su libro y nos indica acertadamente que para mucha gente fue el "momento culminante del match".

Creemos que está en lo cierto porque de algún modo, Capablanca le demostró a Lasker que en un mundo “oscuro” de complicaciones también ya era superior a él (!?).

Garry Kaspárov es el que más se acerca a la verdad ajedrecística al comentarnos aquella partida en el tomo I de “Mis Geniales Predecesores”, pero nos deja al resto de los mortales, atención, con ¡seis dudas! adicionales.

El mejor libro de la historia


Las mismas demuestran la grandeza tanto de Emanuel Lasker como del propio José Raúl Capablanca, ambos, junto a Kaspárov (y unos cuantos elegidos más) en mis “trilogías sagradas” de Reyes del Ajedrez (!?). Respetamos a todos los que no están en ellas, pero les aseguro que tras mucho pensar, los que forman parte de las mismas, son simplementes los “grandes” genios del ajedrez.

La palabra "genio" como dice el "Maestro de maestros del periodismo ajedrecístico internacional", Leontxo García hay que saberla usar, porque si no, de buenas a primera, resulta que todos son genios. 

En mi criterio, genios puede que sean, pero "grandes" genios, ¡sólo los que están en esas trilogías!:

 Mis tres trilogías sagradas de "Reyes" del Ajedrez:
Paul Morphy (de por libre)
1ª trilogía: Steinitz, Lasker, Capablanca 
2ª trilogía: Alekhine, Tal, Fischer
3ª trilogía: Kárpov, Kaspárov, Carlsen

jueves, 4 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XVII)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (II)

Pasando al encuentro en sí habría que decir que este cronista está deseando leerse completo todo lo que Miguel Angel Sánchez apunta sobre el mismo, pero de momento tendrá que esperar…

Por otro lado este asunto es comparable a lo que supone degustar un buen vino (!?). Hay que hacerlo lentamente para poder apreciarlo todavía más, si cabe.
¡A pequeños e intensos sorbos!

Leerse la vida de una “eminencia” como fue José Raúl Capablanca requiere de mucha paciencia y tesón.

Entender al hombre y sus actos, ¡cuesta! y hay que estar bien pertrechado de “cultura ajedrecística”; de ahí que Sánchez no manifieste prisa alguna en su libro en ir comentando paso a paso su historia biográfica con un fenomenal “aplomo” cronológico y desde luego, este cronista tampoco tiene prisa en ir relatándoles las lógicas inquietudes que le supone ojearlo (!?).

El autor del libro, el insigne escritor, Miguel Angel Sánchez

miércoles, 3 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XVI)


Capítulo IX: El Campeonato del Mundo de 1921 (I)

Miguel Angel Sánchez investiga muy bien en el libro cuáles fueron todas las condiciones previas que se dieron hasta llegar al acuerdo final entre ambos ajedrecistas.

Capablanca preparó para la ocasión uno de sus famosos libros, el titulado “My Chess Career” (Mi Carrera Ajedrecística) que se caracteriza por ser de fácil lectura con unos comentarios muy amenos del maestro cubano, que siempre fue esquivo a mostrar las largas variantes. El siempre calculaba con un movimiento de antelación, ¡el bueno!.

Este cronista cuando está saturado de tanto cálculo de las computadoras, frecuentemente recurre a él como el que acude a un “elixir” que alarga la vida…

¿Pedagogía? = Este libro

martes, 2 de febrero de 2016

José Raúl Capablanca: A Chess Biography – Miguel Angel Sánchez (XV)


Capítulo VIII: Un rey a la espera

Finalizado el Torneo de San Petersburgo 1914, Capablanca fue destinado como diplomático a Berlín, pero por los problemas que estaban surgiendo con motivo de lo que luego sería la I Guerra Mundial, no aceptó el cargo y pronto marcharía desde aquella ciudad alemana hacia París, con la idea de dirigirse a Cherbourg, tomar un barco y partir hacia Buenos Aires, travesía aquella que coincidió con el estallido de la gran guerra y que resultó al final ser una auténtica “odisea” para Capablanca; como muy bien cuenta, con todo lujo de detalles, Miguel Angel Sánchez en su biografía del genio.

Lamentablemente, el ser humano no sabe estar sin “pelearse”. A mayor rango, mayor probabilidad de pelea (??).



Aquella triste guerra hizo que tuvieran que pasar CINCO años sin apenas grandes torneos y Capablanca gracias a su gran talento, combinado con su buen “look”, se las arregló para vivir de lo que le daban sus exhibiciones.

A Buenos Aires llegó en Agosto de 1914 y estuvo allí hasta mediados de Diciembre.

El 26 de Enero de 1915 se luce en Brooklyn y comienza también a dar clases de ajedrez en series totales de “10 lecciones”.


domingo, 31 de enero de 2016

Magnus Carlsen en Wijk aan Zee (Holanda) – Torneo Tata Steel Masters 2016 (XIII y fin)


El campeón del mundo, el noruego Magnus Carlsen, se ha proclamado en “solitario” brillante campeón de la 78ª edición del torneo de Wijk aan Zee, el hoy llamado Tata Steel Masters, al obtener un punto de ventaja “limpio” sobre los segundos clasificados, Fabiano Caruana (EE UU) y Ding Liren (China).

En la partida de esta jornada, Magnus Carlsen llevó el juego a una posición tranquila donde podía intentar forzar la ventaja sin correr riesgo alguno.

De hecho el cotejo duró 99 movimientos hasta que finalizó en tablas, porque estuvo siempre condicionado a cómo iba marchando la otra partida significativa de la ronda, la que dirimieron Tomashevsky y Caruana, que terminó al final ganando el primero.

Desde que Carlsen vio que su triunfo final ya no corría peligro, dejó entonces en situación de “Rey Ahogado” a su contrario, señal de su tremendo espíritu de lucha y compromiso con el “juego limpio” (!?).


Las dos partidas estelares de la última ronda.

Una vez más, todos los “carlsianos” del mundo quedamos prendidos por la forma tan eficiente de jugar de Magnus, que demuestra que se encuentra en un escalafón por encima del resto.

¡Enhorabuena para Carlsen! y llegó la merecida hora del descanso, con la satisfacción del deber cumplido.

Un relajado Magnus Carlsen charla con Yasser Seirawan, 
esperando a que termine la partida de Caruana


Nosotros seguiremos en días venideros dando nuestra opinión sobre el magnífico libro de Capablanca escrito por Miguel Angel Sánchez (“José Raúl Capablanca” – A Chess Biography –” de la prestigiosa editorial norteamericana McFarland & Company, Inc., Publishers).

El gran libro de Capablanca. Viendo como trata los finales 
a Carlsen lo podemos llamar
¡ C a p a C a r l s e n !


¡Desde el directo! gracias a todos por la atención prestada y ¡hasta la próxima! en donde seguiremos de cerca las andanzas de Magnus Carlsen y de Wei Yi, que al final quedó muy bien clasificado en el 7º lugar (de 14). 


Carlsen a la derecha, contra Ding Liren. 13 ª ronda.

Wei Yi en Wijk aan Zee (Holanda) – Torneo Tata Steel Masters 2016 (XIII y fin)


Finalizó el torneo para Wei Yi. Tablas en su partida con van Wely, donde incluso llegó a estar mejor. Una imprecisión suya permitió al GM holandés entrar en un final de alfiles de distinto color que llevó al empate final.

La performance obtenida de Wei Yi (2706) en este torneo pasa los 2750 puntos! lo que constituye un gran éxito para él y ha ganado 8 puntos elo (2714) en este difícil torneo, lo que hace seguir pensando que con sólo 16 años tiene ante sí un gran futuro por delante.

(Haga click sobre la imagen para ampliarla):



¡Enhorabuena para él!.

Una cosa está clara: Los “weiyinos” tendremos ¡cuerda para rato!.  

Wei Yi, con negras, ante Loek van Wely. 13ª ronda y última